El Toro de Barro

El Toro de Barro

lunes, 9 de mayo de 2011

"Forse il cuore", de Salvatore Quasimodo.

Dionisio Leilao

QUIZÁS EL CORAZÓN
Salvatore Quasimodo
(Versión de Carlos Germán Belli)


Se hundirá el olor acre de los tilos
en la noche de lluvia. Será vano
el tiempo de la dicha, su furor,
su mordisco de rayo que explosiona.
Apenas queda abierta la indolencia,
el recuerdo de un gesto, de una sílaba,
pero como de un vuelo lento de aves
entre vanos de niebla. Y aún aguardas
no sé qué cosa, mi extraviada; acaso 
una hora que decida, que recuerde
el principio o el fin; similar suerte,
ya. Aquí negro el humo de los incendios
seca aún la garganta. Si lo puedes, 
olvídate de aquel sabor de azufre
y el pavor. Las palabras nos fatigan,
rebrotan de una lapidada agua;
quizás nos quede el corazón, quizás...


Lo que para mi tiene de maravilloso esta traducción del poema de Quasimodo llevada a cabo por el poeta peruano Carlos Germán Belli es que la descubrí de la mano de un ser cuyas elecciones literarias conforman los mil puntos cardinales de un mundo realmente fascinante del que, una vez en él, salir ya no tiene sentido. Me refiero a Marco Antonio Gonzales. ...

7 comentarios:

fgiucich dijo...

Un bellísimo poema para festejar tu regreso. Abrazos.

María dijo...

"La vida nos concede pequeños momentos mientras nos hurta la eternidad y... quizá quede el corazón... quizá
Precioso nuevo amanecer.
Un beso.

Rembrandt dijo...

Estimado Carlos,
coincido con lo dicho por Fernando es bellísimo este poema, gracias por traerlo hasta aquí y además por acercarnos al sitio de Marco Antonio González. Ha sido un gran disfrute recorrerlo.

Besos desde el Sur.
REM

MarianGardi dijo...

Me gusta el ritmo interno del poema pausado y melodioso.
Saludos

Anónimo dijo...

¡Gran poema! Un saludo desde el Café Triste.

Myriam dijo...

A un espíritu que necesita ser reparado, lo salva el corazón que quizás le quede.

Hermosas palabras le has dedicado a Marco, es un placer para el alma descubrir amistades como la vuestra, alimentada por la poesía que siempre se asoma con visos de eternidad.

MA dijo...

Quizás el corazón de amor salve al mundo.
Hermosos versos de dolor de impotencia ante la vida y de amor.

Sigo tu blog.Me gusta leer tu poesía del blog.

Un abrazo de MA.

El blog de MA.